Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


R^ 



^\ 



• r 



onexion 



¿ 



'/( 



r.^' 



L^.-H 



Sábado 

Realiza la acti- 
vidad de la pá- 
gina 94. 



¿Hqs> querido alguna vez ser verdadera- 
mente bondadoso y generoso, pero no lo 
conseguiste? ¿Te has preguntado qué ten- 
drías que hacer para ser ''bueno'7 jesús dijo 
a sus discípulos el secreto de vivir una vida cris- 
tiana positiva, poco antes de ser llevado al lugar donde lo cru- 
cificarían. Imagina que oíste lo que les dijo. (Textos clave y 
referencias: Juan 1 5:1 -1 2; El Deseado de todas las gentes, 
págs. 628-631.) 



\ 



\ 



i 

Domingo 

Lee la historia 'La 
conexión". 

Haz Dibuja, o representa de 
otro modo, una vid con ramas y 
racimos. Escribe en el dibujo el 
versículo para memorizar. 
Colócalo donde puedas 
verlo, y comienza a 
aprenderlo. 



Benjamín echó una mirada a los anima- 
les antes de retirarse a dormir. Era una 
noche hermosa, tranquila y pacífica. Se 
detuvo un momento para contem- 
plar las estrellas y la luna llena, 
íifc Había tanta claridad que no ne- 
cesitaba la luz de su lám- 
para. De pronto oyó el 
sonido de una voz que 
venía del camino. Se 
preguntó quiénes se- 
rían los que iban por 



[ 



i 



u> 



A^. 



J] 



f^^A.,^ 



% 



^'Vftf 



1"^ 




> 



el camino a esa hora. Se paró en la sombra 
del establo para ver el camino sin ser visto. 

Un grupo de hombres se acercaba ca- 
minando lentamente. Uno de ellos hablaba 
más que los otros. Los demás escuchaban 
atentamente y hacían preguntas. De 
pronto los caminantes se detuvieron frente 
a la casa de Benjamín. El niño guardó silen- 
cio y esperó que no lo vieran. 

La persona que se encontraba en el cen 
tro del grupo comenzó a hablar nueva- 
mente. Benjamín reconoció la voz. Era Jesús. 
¿Qué estaba diciendo? Hablaba de la vieja viña 
que había al otro lado del camino. Jesús decía: 

— Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el que 
la cultiva. Si una de mis ramas no da uvas, se corta; 
pero si da uvas se poda y se Impia para que dé 
más. Yo soy la vid y ustedes son las 
ramas. El que permanece unido a 
mí, y yo unido a él, da mucho 
fruto. 

Jesús continuó explicando a 
sus discípulos que debían estar 
unidos a él para prosperar. El 



Lunes 

Lee Juan 15:1 al 4. 

Investiga Busca en una enciclo- 
pedia, en internet o pregunta a al- 
guien que sepa, qué es un ''injerto" y 
podar". 

Anota la información en tu cuaderno 
de estudio de la Biblia. 

Ora Pide a Dios que te muestre cómo 
puedes mantenerte conectado con 

Jesús. 

1 

V- 






"Yo soy la vid, y 
ustedes son las ramas, 
permanece u 





m 



/ 



/ 



/ 



\ 




grupo continuó su camino. Benjamín sabía que se dirigían al huerto de 
Getsemaní. Jesús iba con frecuencia a ese lugar con sus discípulos para 
meditar y orar. Benjamín sintió deseos de seguirlos para continuar escu 
chando la plática; pero sabía que ése era el momento cuando Jesús ne- 
cesitaba estar con sus discípulos. 

Pensó en lo que había escuchado. ¿Por qué dijo Jesús que él era 
como una vid? ¿Por qué no como el aromático cedro o un poderoso 
encino? Eso habría sido mejor. 

Benjamín había escuchado en la sinagoga referirse a Israel como 
una viña. Después de escuchar las explicaciones de Jesús comprendió 
mejor lo que eso significaba. Recordó que su abuelo le había enseñado 
a podar y cuidar la viña. Era un trabajo especializado. 
*r^^^ ^-Ag Había ramas que nunca producían uvas, sino única- 
^r ^**^^^*í? mente hojas. Se veían hermosos, pero eran im- 



%■ 






m 



7 Vrf-14-^, productivos. Había que cortarlos y quemarlos, 
j^ ^ Esas ramas eran como la gente que parece 

estáb bien, pero nunca hace nada útil, como al- 
gunos escribas y fariseos que siempre procura- 
ban causar dificultades a Jesús. 

En el otoño, la viña era podada para que sus 
ramas produjeran más abundancia de uvas en la 



tfZ\ 



/ 



/ 



Martes 

Lee Juan 15:5 al 8. 

Piensa Jesús dijo que si permanecemos 
en él, podemos pedir lo que necesitemos. Él 
desea que tengamos vidas que lleven fruto. 

Lista En tu cuaderno de estudio de la Biblia 
haz una lista de la ayuda que necesitas recibir 
de Jesús para mantener una relación amante 
:on los demás. 

Ora Con tu cuaderno abierto delante dey 
ti, pide a Dios lo que necesitas. 




\ 



Miércoles 



Lee Juan 15:9 al 12. 

Nudo En un cordón o hebra 
de lana de unos 30 cm, haz un 
nudo en él esta semana cuando 
creas que has logrado conocer 
mejor a Jesús. Considera al final de 
cada día si puedes hacer otro nudo. 
Manten el cordón como marcador en 
tu Biblia. 

Ora Pide a Dios que te muestre 
maneras de conocer 
mejor a Jesús. 




cosecha siguiente. Si no 
se podaba, sus ramas 
crecían desordenada- 
mente y finalmente deja- 
ban de producir fruto. 
¿Podría ser que las 
cosas que le suceden dia- 
riamente a la gente fue- 
ran el método que Dios 
usa para podar a sus 
amigos especiales, para 
que por medio de las di- 
ficultades y los momen- 
tos agradables, cada 
persona creciera y se de- 
sarrollara? ¿Cuál era el 
fruto de una vida de 
compañerismo con 
Jesús? Ser honrado. 



^v 



y 






veraz, bondadoso y servicial. Sí, eso y 
muchos otros frutos positivos. 

Benjamín recordó que algunas 
veces él injertaba una nueva rama en 
el tronco de la planta y las ataba 
apretadamente. Así crecían juntas, y 
después de un tiempo, nadie podía 
distinguir la diferencia. Las ramas ob- 
tenían su alimento de la vid. 

Benjamín comprendió lo que Jesús 
había dicho a sus discípulos. Debían perma- 
necer conectados a él, es decir, 
mantenerlo con ellos mediante el 
Espíritu Santo en todo lo que hicieran. Necesitaban 
hablarle acerca de todo en oración. Debían pensar 
en todas las cosas que les había enseñado. De ese 
modo permanecerían en él. Sería como si no los 



jueves 

Lee Hebreos 4:15 y 16. 

Piensa en emociones que 
sientes (tristeza, enojo, alegría, 
etc.). Haz una lista de ellas. 

Habla con un adulto acerca de la 
ocasión cuando Jesús pudo haber 
sentido las emociones anotadas en tu/ 
lista. 

Ora Agradece a Dios por haber^ 
enviado a Jesús como ser hu- 
mano, para que él pudiera 
ser la vid y nosotros 
las ramas. 



92 




LECCIÓN 



hubiera dejado. 
Llegarían a ser 
como él era, así 
como la rama era 
como la vid. Amarse los 
unos a los otros no 
sería una tarea difí- 
cil. Su amor fluiría 
a través de ellos 
hacia los demás, lo 
mismo que la savia 
en el tronco y las 
ramas de la vid. 

David hizo una 
oración de agradeci- 
miento a su Padre celes- 
tial y entró en la casa. 



Viernes 



/. 




Lee 2 Corintios 3:18 y 1 Pedro 1:8. 

Busca un cesto para basura y una pelota 
que entre en él. Párate a cinco metros de 
distancia y trata de meter la pelota cinco veces en 
él. Luego acércate un poco y trata otras cinco veces. 
Repítelo tres veces. Anota las veces que acertaste en { 
cada ensayo. 

Piensa Cuanto más cerca de Jesús te ubicas 
tanto más probable es que aciertes en todo 
lo que concierne a tu relación con él. 

Ora por cercanía con Dios. 




} 





Un mensaje en clave 



Instrucciones: Usando el código de letras, empareja cada símbolo con la letra que representa. 
Cuando termines, léelo para descubrir un mensaje especial. 



^ Sk ^ ^!^ ^!4 ^ ^i^ ^ 
>f$^ >c^ ^ 7¡\ /é\ •!• ^T^ y|y 



O 



abcdefghij kim 
■ □□□aAT^*>i I I I 
nopq rstuvwxyz 



o 



•ÜA 4BÜA 



□ 



□TGQA, 



□ OQ !□ 



□ 



^4 



0*ےQ. 



0^:^* T^ 



O 



^y^O 



/É\ 



ے* 



oaa □♦ 



AT 



□ ♦ 



0^U A ♦ *>^0 



□ □□ 



▲ ♦▲ 



0^^(-Q 



94